Claves para hacer una crítica constructiva II

En el artículo Claves para hacer una crítica constructiva I hemos elaborado una lista de pautas en las que te puedes apoyar para aprender a hacer una crítica constructiva a una pareja. Continuamos con ellas:

  1. Elabora una lista de objetivos. Si te sientes confundida, puedes hacer uso de un papel y bolígrafo (quizá así aclares mejor tus ideas). Para construirlos, pregúntate qué quieres conseguir y qué objetivo quieres que tenga tu crítica. Si tus objetivos están claros, tu crítica será más efectiva.
  2. Prepara el momento y la situación: busca un momento en el que esteis cómodos y de buen humor. Y, por supuesto, solos.
  3. Antes de la crítica, tienes que pensar si tu pareja está en condiciones de cambiar sus aspectos personales y de comportamiento. Si hay algo que no puede cambiar, no se lo critiques.
  4. Describe el comportamiento que debe cambiar o mejorar. En el proceso, evita generalizaciones del tipo “siempre” o “nunca”. Una buena forma de empezar es empleando la palabra “cuando”: “Cuando haces esto…”; “cuando no me ayudas…”; “cuando te precipitas sobre mí demasiado rápido…”. Así evitarás que se sienta avergonzado, ridículo o culpable.
  5. Hazle saber cómo te hace sentir cuando obra de un modo u otro. Usa frases que comiencen por “yo me siento…”, sin embargo no emplees otras como “me haces sentir mal”. Tus sentimientos son tuyos, no le hagas sentir culpable por ellos.
  6. No puedes imponer un cambio, las órdenes no funcionan en las relaciones de pareja. Apenas puedes sugerirle que modifique ciertos comportamientos. Por lo tanto, deberías borrar expresiones como “tienes que”, “a ver si de una vez” o “debes” de tu vocabulario. Más bien, puedes usar frases como “te pido” o “te agradecería que…”
  7. Tenemos que estar dispuestas a admitir que no hemos hecho bien la crítica.
  8. Agradece una aceptación positiva de la crítica. Muestra también agradecimiento cuando cambie lo que no te gusta. Y ayúdale.

Sabemos que criticar no es una tarea fácil y que algunas personas pueden ser muy sensibles a la imagen que provocan en aquellos a los que aman. A veces nos han contado que cuando estamos enamorados tenemos que pensar que la otra persona es perfecta. No obstante, aunque es posible que esto suceda durante el proceso de enamoramiento, pronto se apaga. Nadie es perfecto y si lo vemos así, no estamos siendo objetivos. Por tanto, si empiezas a ver cosas en tu pareja que no te gustan, no te deprimas: tu relación está creciendo, se está haciendo más fuerte y este es el momento de demostrar vuestra compatibilidad. Suerte con la crítica.

Indira